A las tres, tras tres veces negado, se anuncia la Expiración

Foto: Stmo. Xto. Expiración Linares | Félix Iniesta

La mina de nuevo, los cargadores de carbón para Pozo Ancho, procedentes de Baños de la Encina, te fundaron en 1894. Catorce años después formalizasteis vuestros estatutos.

Texto de Francisco Mañas Mármol.

En 1916 el rey Borbón os concedió el título de Real, fijándose, como hora de salida, las tres de la tarde. Con el siguiente ritual:

Con un toque de cornetín y la presentación de armas de los romanos. El trono de la Virgen intentaba, hasta en tres ocasiones, avanzar para llegar hasta el Cristo. Pero una escuadra de soldados romanos impedía su paso por dos veces. Al tercer intento Ntra. Sra. de la Esperanza por fin se encontraba con Su Hijo.

 

Curiosamente en sus orígenes tuvo tres imágenes, una de ellas desaparecida.

Habrá tres camareras para el servicio de las tres imágenes que en la actualidad posee la Cofradía, que son: El Cristo, la Virgen y San Juan Evangelista.

Como otras hermanas la contienda civil os destruyó, conservándose de entonces sólo el sudario que custodiáis con gran devoción.

 

La magnífica talla causó sensación al llegar a Linares.

Se encargó una nueva talla a Gabino Amaya, que costó 6000 pesetas. En 1942, pidió a la fábrica de harinas «Santa Rosa» un camión que fue protegido y acolchado debidamente con mantas y cobertores para albergar al Cristo de la Expiración. La magnífica talla causó sensación al llegar a Linares, por su mirada, humana y desgarradora, como implorando al Padre el fin del suplicio.

En el año 1955 se construyó un nuevo trono para la Virgen de la Esperanza. Costó 70.000 ptas. Era de madera de pino con tallas policromadas, adornos en las esquinas (desmontables para pasar por la puerta del templo) y remates dorados en pan de oro. No se pudo poner palio por falta de altura en la puerta de San Francisco.

A finales de los 60 hubo problemas con los soldados romanos, quienes llevaban el acompañamiento musical durante la procesión. Buscando soluciones, en 1968 se puso en marcha el proyecto de formar al año siguiente una banda de cornetas y tambores. En principio, estaría compuesta por siete tambores, tres timbales y dieciséis cornetas de llave. Sin ser conscientes de ello, con aquella decisión, se imponía en Linares una bella tradición. Las bandas de cabecera, tocando magnificas adaptaciones con instrumentos musicales inusuales.

 

1953 trompeteros tocando ante el trono de palio.

1953. La Virgen de la Esperanza en C/ Isaac Peral.

¿Qué te parece este artículo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 2 = 8

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.